Inicio Generales Nutrición Reproducción Sanidad Internacionales Empresas Eventos   Suscríbase
5 de Julio de 2020 El plato de la semana
BUSCAR   buscar
Datos del Tiempo
facebook twitter Más e-mail
mail imprimir tipografía más grande tipografía más pequeña
16 de Junio de 2020
La nutrición a medida comienza con la gestación y va hasta el destete

Las estrategias de alimentación deben ser reevaluados para las cerdas prolíficas y de alta producción de hoy, acuciadas por la demanda proteínica de las camadas.

NOTICIAS RELACIONADAS
Las cerdas modernas han aumentado notablemente el número de lechones gestados, amamantados y destetados. La capacidad de las cerdas para proporcionar nutrientes para apoyar la gestación de una camada grande, producir leche para nutrir a los lechones de rápido crecimiento y devolverlos rápidamente al ciclo después de que se haya mejorado el destete.
 
Las mejoras en la productividad han llevado a la reevaluación de programas nutricionales adecuados para la cerda prolífica y de alta producción.
 
El propósito de este artículo es proporcionar una actualización sobre programas de nutrición y estrategias de alimentación para cerdas durante el intervalo de destete a celo, gestación, período de transición y lactancia.
 
Intervalo de destete a estro 
La estrategia de alimentación de cerdas durante el intervalo de destete a estro se centra en recuperar las reservas corporales perdidas durante la lactancia en preparación para la próxima gestación.
 
Se sabe que aumentar la ingesta de alimento de las cerdas destetadas en malas condiciones corporales mejora el rendimiento reproductivo, pero las cerdas en buenas condiciones corporales no parecen beneficiarse de una alta cantidad de alimento o de lactancia durante el intervalo de destete a estro (Graham et al. ., 2015; Almeida et al., 2018).
 
En general, la alimentación de 5.5 libras por día de una dieta de gestación convencional después del destete parece ser suficiente para apoyar la recuperación de las reservas corporales de las cerdas destetadas; sugiere que no es necesaria la alimentación ad libitum y ofrecer dietas de lactancia durante el intervalo de destete a estro.
 
Gestación
Los objetivos del programa de nutrición para las cerdas gestantes son tres: 1) cumplir con los requisitos de nutrientes para el mantenimiento, aumento de peso y crecimiento del dorado; 2) proporcionar nutrientes para el desarrollo adecuado del embrión; y 3) para manejar la condición corporal. La mayoría de los nutrientes y la energía de las dietas de gestación se utilizan para el mantenimiento, el aumento de peso y el crecimiento de las doradas.
 
Los primeros 30 días de gestación representan la mejor oportunidad para reponer las reservas corporales perdidas durante la lactancia previa, mientras que en la gestación tardía (el último tercio de la gestación) las demandas de energía y nutrientes aumentan considerablemente para el crecimiento fetal y el desarrollo mamario.
 
Programas de alimentación de gestación
En el período inmediato posterior a la reproducción, la clave es mantener el embarazo y garantizar la supervivencia del embrión. El consumo de alimento después de la reproducción se ha limitado convencionalmente para evitar un impacto negativo en la reproducción (Jindal et al., 1996), pero estudios recientes demuestran lo contrario.
 
Las cerdas y las cerdas con restricciones de consumo de alimento o privación en la gestación temprana (primeros 10 a 12 días de gestación) pueden tener una reducción en la supervivencia del embrión y el tamaño de la camada (Athorn et al., 2013; Langendijk et al., 2016). Por lo tanto, se recomienda evitar la privación de alimento en el período inmediato después de la cría, y alimentar a las cerdas delgadas para recuperar la condición corporal lo más rápido posible.
 
Durante la mayor parte del curso de gestación, el objetivo del programa de nutrición es mantener cerdas bien acondicionadas para mejorar la eficiencia reproductiva, la longevidad y el bienestar. El uso de un sistema de calificación de la condición corporal ayuda a identificar a las cerdas delgadas para que recuperen una condición corporal adecuada y evitar que las cerdas gordas en el parto.
 
Las cerdas mal acondicionadas están predispuestas a tener insuficiencia reproductiva, desarrollo de llagas y mayor riesgo de mortalidad, mientras que las cerdas demasiado condicionadas son propensas a tener complicaciones de parto, menor consumo de alimento en la lactancia y mayor riesgo de sacrificio debido a problemas locomotores.
 
Los métodos tradicionales para estimar la condición corporal de las cerdas y las cerdas son la puntuación visual, la medición del flanco y la medición de la grasa de la espalda con ultrasonido. Recientemente, el calibrador de la condición corporal de la cerda se desarrolló como una herramienta imparcial para evaluar la condición corporal mediante el uso del ángulo posterior de la cerda en la última costilla como medida. El calibrador se basa en la premisa de que la espalda se vuelve más angular a medida que las cerdas pierden peso, grasa y músculo.
 
El ajuste apropiado de la cantidad de alimento en gestación es importante, porque alimentar a las cerdas por encima de los requisitos acumula gastos innecesarios de alimento y conduce a un rebaño de cría en exceso.
 
Es bien sabido que el aumento de la cantidad de alimento durante la mayor parte del período de gestación no proporciona beneficios para el peso al nacer de los lechones (Amdi et al., 2014). A su vez, las cerdas aumentan de peso y acumulan un depósito excesivo de grasa durante la gestación, lo que lleva a una reducción en el consumo de alimento durante la lactancia, una pérdida excesiva de peso corporal al destete y dificultades para mantener la producción de leche y el crecimiento de la camada (Kim et al., 2015).
 
En el último mes de gestación, las demandas aumentan considerablemente debido al rápido crecimiento fetal y al desarrollo mamario. La alimentación con protuberancias es una práctica común para apoyar el aumento de la demanda de energía y nutrientes de las cerdas gestantes en el último tercio de la gestación.
 
Sin embargo, estudios recientes con cerdas y cerdas muestran algunas preocupaciones sobre esta práctica. Los estudios de alimentación con protuberancias demuestran consistentemente que el aumento de la ingesta de energía y aminoácidos en la gestación tardía solo se usa parcialmente para mejorar el peso al nacer de los lechones en un modesto 30 gramos por lechón en promedio (Gonçalves et al., 2016).
 
En cambio, las cerdas usan la energía extra y los aminoácidos para el aumento de peso corporal, lo que conduce a cerdas y cerdas más pesadas en el parto y un aumento en la tasa de muerte fetal en un 2% en promedio tanto para cerdas como para cerdas (Gonçalves et al.2016; Mallmann et al. al., 2019).
 
Se ha estimado que cada aumento de 1 kilogramo en la cantidad diaria de alimento desde el día 90 de gestación hasta el parto está asociado con un aumento de aproximadamente 7 kg en el peso corporal de las cerdas y cerdas.
 
Las características de las cerdas gestantes modernas parecen consistir en mejorar la eficiencia alimenticia y la propensión al crecimiento. El impacto nutricional en el peso al nacer de los lechones es modesto, mientras que la selección genética puede tener un impacto mucho mayor en este sentido.
 
Las recomendaciones generales para las cerdas gestantes serían proporcionar 4.5 a 5.0 libras por día de una dieta de gestación que contenga 1,497 kilocalorías por libra de energía metabolizable y 0,60% de lisina digerible, ajustando los niveles de alimentación de acuerdo a las cerdas y cerdas. Como la cerda moderna es muy resistente, la simplificación de las dietas de gestación a una sola fase durante la gestación parece ser una estrategia de alimentación efectiva.
 
Sistemas de alimentación de gestación
Los sistemas de alojamiento mundial de cerdas gestantes están cambiando gradualmente de puestos individuales a sistemas de alojamiento grupal que permiten un programa nutricional similar al alojamiento individual, pero tienen en cuenta algunas particularidades con respecto a la interacción social, el nivel de actividad, la temperatura ambiental, el desperdicio de alimento y el ajuste de la puntuación de la condición corporal.
 
El nivel de actividad y la temperatura ambiental influyen en la demanda energética de las cerdas. Las cerdas alojadas en grupo tienen un mayor nivel de actividad en comparación con las cerdas alojadas individualmente, ya que tienen más interacción social y pasan más tiempo de pie y caminando y menos tiempo acostado.
 
Las demandas de energía de las cerdas también aumentan para mantener la temperatura corporal cuando la temperatura ambiental está por debajo de su zona de confort. La temperatura crítica más baja para las cerdas gestantes alojadas individualmente es de 68 grados F, pero debido a que las cerdas alojadas en grupo pueden intercambiar calor corporal entre sí, la temperatura crítica más baja se reduce a 60 grados.
 
Esto indica que las cerdas en grupos pueden alojarse a temperaturas ambientales más bajas antes de que las demandas de energía comiencen a aumentar.
 
El alojamiento grupal permite una competencia natural por el alimento que generalmente imponen las cerdas dominantes sobre las tímidas. Sin embargo, es importante notar que la estrategia de alimentación, el diseño del alimentador y el diseño de la pluma pueden mejorar la disputa sobre el acceso a la alimentación. Otra forma razonable de mejorar la agresión en estos sistemas parece ser aumentar el consumo de alimento.
 
Por lo tanto, muchos sistemas de alojamiento grupal crean variaciones en el peso de la cerda y limitan la capacidad de evaluar y controlar la condición corporal de la cerda. En la mayoría de los sistemas de alojamiento grupal, es difícil ajustar los niveles de alimentación individual para lograr que las cerdas tengan una condición corporal adecuada.
 
Por ejemplo, en la alimentación en el piso o en comedero, el nivel de alimentación general debe ajustarse para evitar que las cerdas se sobreacondicionen o subcondicionen.
 
Sin embargo, esta situación puede generar desperdicio de alimento y variaciones en la condición corporal. De hecho, las observaciones en el campo indican que el desperdicio de alimento es mayor en estos sistemas.
 
Por otro lado, en los sistemas electrónicos de alimentación de cerdas, el nivel de alimentación individual se puede ajustar para cada cerda. Sin embargo, requiere tiempo y trabajo extra para evaluar la condición corporal individual dentro del grupo de cerdas.
 
Las observaciones en los sistemas de producción a gran escala han indicado que no existen pautas adecuadas para optimizar la alimentación a nivel de cerdas individuales en los sistemas de alojamiento grupal. Aunque el nivel de alimentación se puede ajustar para la cerda individual en los sistemas electrónicos de alimentación de cerdas, gran parte de los requerimientos de nutrientes depende del peso corporal de la cerda, lo que se desconoce en las cerdas alojadas en grupo.
 
La implementación exitosa de los sistemas del programa ESF se centra en alimentar un nivel constante con el sistema ESF y simplificar la administración del sistema. Además, familiarizar a las cerdas con el sistema de alimentación y mantener la ingesta completa de alimentos a menudo es un desafío, especialmente en cerdas y cerdas de primera paridad.
 
La capacitación de las primerizas de reemplazo se está convirtiendo en una prioridad en las granjas con sistemas ESF, porque las primerizas que no están familiarizadas con el sistema son reacias a ingresar a la estación de alimentación para consumir su cantidad diaria de alimento durante el transcurso de la gestación, particularmente durante la primera semana después de la colocación (Thomas et al. ., 2016).
 
Transición
El período de transición se define como el tiempo desde la última semana de gestación hasta la primera semana de lactancia. Durante este período, el objetivo es satisfacer las demandas nutricionales para un rápido crecimiento fetal y desarrollo mamario, para el proceso de parto y para la próxima lactancia. La cantidad de alimento tradicionalmente está restringida en la transición de la gestación al parto para evitar una baja ingesta de alimento durante la lactancia.
 
Sin embargo, se ha demostrado que el aumento de la cantidad de alimento en el período de transición aumenta el consumo total de alimento hasta el destete y reduce la pérdida de peso corporal durante la lactancia (Cools et al., 2014; Decaluwé et al., 2014).
 
Los beneficios incluyen mejoras en la tasa de crecimiento de los lechones y el peso al destete, así como el rendimiento del calostro y la composición nutricional. Sin embargo, se recomienda aumentar la cantidad de alimento en el período de transición para cerdas bien acondicionadas, enfatizando la importancia de no tener cerdas y cerdas demasiado acondicionadas en el parto.
 
Además de la cantidad de alimento en el período de transición, estudios recientes han evaluado el efecto de los niveles de aminoácidos y fibra en las dietas de cerdas alrededor del parto. Se ha demostrado que el aumento de los niveles de lisina durante una semana antes del parto mejora el peso al nacer de los lechones en las primerizas (Gourley et al.2019).
 
También se ha demostrado que aumentar el pre-parto de fibra mejora la supervivencia de los lechones, reduce el estreñimiento de las cerdas alrededor del parto y disminuye la pérdida de peso corporal de las cerdas durante la lactancia, pero no tiene impacto en el peso al nacer, el aumento de peso o el rendimiento del calostro de los lechones (Oliviero et al., 2009 ; Loisel et al., 2013; Feyera et al., 2017).
 
Las recomendaciones nutricionales para el período de transición no están claramente definidas, pero los estudios recientes sugieren que es un área prometedora para desarrollar estrategias nutricionales para mejorar el rendimiento de cerdas y lechones durante la lactancia.
 
Lactancia
El objetivo principal del programa de nutrición para cerdas lactantes es maximizar la ingesta de alimento para mantener la producción de leche sin una pérdida excesiva de peso corporal. Las demandas de las cerdas de alta producción para la producción de leche han aumentado considerablemente para soportar una camada grande y de rápido crecimiento, pero no han sido acompañadas por un aumento proporcional en la ingesta de alimento.
 
Por lo tanto, las cerdas normalmente tienen que movilizar tejidos corporales para apoyar la producción de leche. Debido a que las cerdas modernas son más delgadas, se espera una mayor movilización de la proteína muscular durante la lactancia.
 
Idealmente, se debe practicar un verdadero programa de alimentación ad libitum durante la lactancia para maximizar la producción de leche, minimizar la movilización de las reservas corporales, aumentar la tasa de crecimiento de la camada y mejorar el rendimiento reproductivo posterior.
 
La energía y las proteínas de la dieta son importantes para aliviar la pérdida de peso corporal de las cerdas durante la lactancia. Las grasas y los aceites se usan ampliamente para aumentar la densidad energética en las dietas de lactancia. Esta estrategia nutricional parece ser particularmente importante para las cerdas lactantes en condiciones de estrés por calor, y para las cerdas lactantes prolíficas y de alta producción.
 
Como las cerdas priorizan la lactancia, la energía adicional se reparte preferentemente para la leche y se convierte en producción de grasa láctea. En consecuencia, los beneficios de una mayor ingesta de energía se evidencian consistentemente como mejoras en la tasa de crecimiento de la camada debido a la mayor cantidad de energía proporcionada a través de la leche (Rosero et al., 2016).
 
El suministro de aminoácidos y proteínas en la dieta cercanos a los requisitos puede mejorar la producción de proteínas de la leche (Strathe et al., 2017) y reducir la movilización de proteínas musculares en cerdas lactantes (Gourley et al., 2017). Estudios recientes subrayan que tanto la ingesta dietética de proteínas equilibradas como los aminoácidos esenciales únicos son mutuamente importantes para sembrar y arrojar basura durante la lactancia (Strathe et al., 2017; Huber et al., 2018; Pedersen et al., 2019).
 
Los estudios coinciden en el efecto de aumentar la ingesta dietética de lisina para reducir la pérdida de peso corporal y la movilización de proteínas musculares, pero no son consistentes en términos de la influencia de la ingesta dietética de lisina en la tasa de crecimiento de la camada y el rendimiento reproductivo posterior (Xue et al., 2012; Shi et al., 2015; Gourley et al., 2017).
 
En última instancia, el catabolismo de la lactancia afecta el rendimiento reproductivo posterior de las cerdas, particularmente en el caso de las cerdas de primera paridad.
 
Es bien sabido que la pérdida excesiva de peso y la movilización de las reservas corporales durante la lactancia se asocian con un intervalo prolongado de destete a estro, una alta incidencia de anestro y retorno al estro, una baja tasa de parto y menos lechones nacidos en el parto posterior, así como Una alta tasa de eliminación debido a la falla reproductiva (Koketsu et al., 2017).
 
Sin embargo, el rendimiento reproductivo de las cerdas modernas parece ser cada vez más resistente a los efectos negativos del catabolismo de la lactancia (Patterson et al., 2011).
 
Esto podría estar relacionado con los cambios en la biología de las cerdas con genética moderna, así como con un aumento en la duración de la lactancia, el uso de sistemas de alimentación avanzados en la lactancia y la aplicación de técnicas de reproducción adecuadas.
 
Autores
Mariana B. Menegat, Joel M. DeRouchey, Steve S. Dritz, Jason C. Woodworth, Mike D. Tokach y Robert D. Goodband, Kansas State University. Mariana B. Menegat es estudiante de doctorado; y Joel M. DeRouchey, Steve S. Dritz, Jason C. Woodworth, Mike D. Tokach y Robert D. Goodband son profesores de investigación porcina en la Universidad Estatal de Kansas.
 
Referencias
-Almeida, LM y col. 2018. J Anim Sci. identificador de objeto digital: 10.1093 / jas / sky073.171
-Amdi, C. y col. 2014. Animal. doi: 10.1017 / S1751731113002073
-Athorn, RZ, y col. 2013. Reprod Fertil Dev. doi: 10.1071 / RD11295
-Cools, A. y col. 2014. Anim Reprod Sci. doi: 10.1016 / j.anireprosci.2014.01.008
-Decaluwé, R. y col. 2014. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas.2014-7612
-Feyera, T. y col. 2017. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas2017.2110
-Gonçalves, MAD, y col. 2016. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas.2015-0087
-Gourley, KM, y col. 2017. Transl Anim Sci. doi: 10.2527 / tas2017.0043
-Gourley, KM, y col. 2019. J Anim Sci. (en prensa).
-Graham, A. y col. 2015. J Anim Sci. 145: 36.
-Huber, L.-A., et al. 2018. J Anim Sci. doi: 10.1093 / jas / sky047
-Jindal, R. y col. 1996. J Anim Sci. doi: 10.2527 / 1996.743620x
-Kim, JS y col. 2015. Acta Agric Scand. doi: 10.1080 / 09064702.2015.1045932
-Koketsu, Y. y col. 2017. Porc Health Manag. doi: 10.1186 / s40813-016-0049-7
-Langendijk, P. y col. 2016. Reprod Fertil Dev. doi: 10.1071 / RD15520
-Loisel, F. y col. 2013. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas.2013-6526
-Mallmann, AL y col. 2019. J Anim Sci. doi: 10.1093 / jas / skz017
-Oliviero, C. y col. 2009. Res Vet Sci. doi: 10.1016 / j.rvsc.2008.07.007
-Patterson, JL, et al 2011. Reprod Fertil Dev. doi: 10.1071 / RD11015
-Pedersen, TF, y col. 2019. J Anim Sci. doi: 10.1093 / jas / sky462
-Rosero, DS, y col. 2016. J Anim Sci Biotechn. doi: 10.1186 / s40104-016-0092-x
-Shi, M. y col. 2015. Anim Sci J. doi: 10.1111 / asj.12377
-Strathe, AV, y col. 2017. Anim Feed Sci Techn. doi: 10.1016 / j.anifeedsci.2017.08.015
-Thomas, LL, y col. 2016. Kansas Agric Exper Stat Res Rep. Doi: 10.4148 / 2378-5977.1284
-Xue, L. y col. 2012. J Anim Sci Biotech. doi: 10.1186 / 2049-1891-3-11

Compartir mail Enviar imprimir Imprimir  
 
 
 
 
 
 
 
leer más
 
 
 
 
leer más
 
leer más
 
 
 
     
TodoAgro
Periódico quincenal de 24 páginas, a todo color, que actualmente distribuye 12.500 ejemplares en las provincias de Córdoba y Santa Fe, así como también, mediante convenios con cooperativas y veterinarias, en localidades de Bs. As, La Pampa y Entre Ríos.
Más de 550 ediciones ininterrumpidas en 12 años de labor.
 
     
TodoAgroTV
Inauguración del Centro Genético de Mejoramiento Porcino "El Nogal"
Agricultores Federados Argentinos (AFA) inauguró un centro de extracción y procesamiento de semen porcino. Los asociados podrán así mejorar la genética de sus animales de manera más accesible. El video muestra la evolución de la obra ya inaugurada.
 
 
   
Inicio   Generales   Nutrición   Reproducción   Sanidad   Internacionales   Empresas   Eventos
Facebook Twitter Más mail
TodoCerdos  
Belgrano 427, Villa María, Córdoba, República Argentina, +54 (353) 4536239, info@todocerdos.com.ar  
Copyright © 2014 • T odoCerdos.com.ar • Todos los derechos reservados. Política de Privacidad
TodoAgro TodoAgro.com.ar TodoAgroTV TodoMani
Draco Estudio Desarrollo Web - WfxGroup.com.ar - Programacion