Inicio Generales Nutrición Reproducción Sanidad Internacionales Empresas Eventos   Suscríbase
21 de Septiembre de 2018 El plato de la semana
BUSCAR   buscar
Datos del Tiempo
facebook twitter Más e-mail
mail imprimir tipografía más grande tipografía más pequeña
29 de Mayo de 2018
Manejo de cerdas y lechones en la etapa de lactancia

La lactancia es considerada la fase más crítica y gravitante, y por ello hay que brindarle a la madre todos los recursos necesarios para que los lechones tengan un crecimiento óptimo y beneficioso.

NOTICIAS RELACIONADAS

La etapa de lactancia comienza desde el momento en que la cerda llega a la sala de maternidad, el porcicultor debe preocuparse en qué condiciones llega la hembra y, posteriormente, brindarle todos los recursos necesarios para que los lechones tengan un crecimiento óptimo y beneficioso.

La etapa de lactancia comienza desde el momento en que la cerda llega a la sala de maternidad, el porcicultor debe preocuparse en qué condiciones llega la hembra y, posteriormente, brindarle todos los recursos necesarios para que los lechones tengan un crecimiento óptimo y beneficioso.

La lactancia es considerada la fase más crítica y gravitante en el desarrollo de los porcinos. La cría tiene que implementar diversos mecanismos de supervivencia para acoplarse – en el menor tiempo posible – a las nuevas condiciones de vida. El recién nacido necesita ingerir calostro, que es la primera secreción de la glándula mamaria después del parto; El calostro contiene una cantidad de inmunoglobulinas que son fundamentales en el neonato, sobre todo teniendo en cuenta que la absorción de dichas inmunoglobulinas (proteínas de enorme tamaño molecular) es mayor en lechones recién nacidos, disminuyendo tan solo en horas de absorción, al igual que la salida de calostro. Esos nutrientes son esenciales para el crecimiento y desarrollo de la cría.

En ese sentido, interviene el porcicultor para coadyuvar a que la adaptación sea más cómoda para el lechón y por ende, sacar el mayor rédito de este periodo. Los objetivos son producir el máximo número de lechones destetados por cerda y por año, minimizar las pérdidas de lechones durante la lactación y procurar un crecimiento adecuado desde el nacimiento hasta el destete. Luego del destete, se debe favorecer una entrada en celo regular, condición indispensable para tener posteriores camadas numerosas, especialmente en el caso de las cerdas primerizas, puesto que condicionará su vida productiva y afectará de manera positiva o negativa la economía del productor.
 
En este aspecto: Un menor número de días al destete influirá en el desarrollo del lechón, debido a que comenzará una alimentación basada en dietas balanceadas con nutrientes necesarios y esto le permitirá alcanzar un peso y tamaño importante (dependiendo de la línea genética que se disponga).

El factor económico juega un papel importante en esta etapa, puesto que intervendrán aspectos relacionados a la madre, al lechón, al ambiente y al alojamiento. El porcicultor debe brindar al lechón los requerimientos nutritivos adecuados para destetarlo en poco tiempo y de ese modo comience a producir ganancias. Un programa de alimentación para las cerdas en lactancia es tener que conseguir el mayor peso de camada al destete lo máximo posible, pero eso tiene que estar acompañado de un buen reflejo de la cantidad de alimento que consume la cerda, alimento muy bien formulado para este proceso fisiológico.

La cerda debe permanecer en un ambiente de sosiego, evitando ruidos molestos, cambios en el manejo y constantes movimientos de animales o personas. Se recomienda que la hembra y su camada se queden en el mismo sitio durante toda la lactancia, salvo que sea inminente su traslado, este debe efectuarse con mucho cuidado para no causarle mayor nerviosismo.

Desde luego, se debe monitorear la salud y la ingesta de alimentos con frecuencia. En general, la gente involucrada al sector coincide en que cuanto antes se llegue al pico más alto de consumo mucho mejor (hay quienes consideran incluso, que es más importante que el consumo medio en la lactación). Ello es especialmente cierto en las cerdas primerizas y en las técnicas de destete precoz.

Por otra parte, muchos productores desconocen la importancia de que la cerda conserve un buen estado físico (carne), sin aumentos o bajas excesivas en el peso, porque puede generar problemas en la lactancia o desencadenar incluso en problemas infecciosos. El alimento se debe suministrar de acuerdo a los requerimientos básicos de la cerda para dicha etapa.

Las raciones deben darse a libre voluntad, permitiéndoles a las lactantes comer de 5.5 a 6 kg por día si son primerizas y de 6 a 7 kg por día si son adultas. Esa cantidad de alimento tiene que repartirse de 4 a 6 veces por día, y en zonas calientes a las horas más frescas y en el transcurso de la noche. Entonces, inexorablemente hay que asegurarse que la cerda coma, que tengan suficiente energía en lo que pueda ingerir y procurar hacerla comer la mayor cantidad de veces posible.

A la cerda se le debe dar 2 kg y 0.5 kg por lechón. La forma más usual de alimentar a la cerda es que consuma de 0.5 a 1 kg de alimento el día del parto, y luego incrementarlo para que entre el quinto al sexto día esté en su máximo consumo.

Para optimizar el consumo de alimento y como resultado mejorar los rendimientos de las cerdas, es importante seguir las siguientes recomendaciones:
•    Mantener a la cerda fresca (15 a 25 °C).
•    Servirle pequeñas cantidades de alimento, 1 a 2 kg, pero varias veces al día (4 a 6) o en la noche si hace mucho calor.
•    Obligarla a pararse para que orine, defeque, tome agua y coma.
•    Mantener los comederos aseados, sin alimento rancio.
•    Quitar el alimento sobrante antes de servir el nuevo.
•    Dar alimento húmedo, o usar comederos con bebedero integrado.
 
El éxito en la preparación de una comida balanceada para la cerda, es la utilización de insumos de alta calidad para crear las mejores sustancias que permitan maximizar los rendimientos. Las dietas están conformadas por fuentes de energía, proteínas, vitaminas, minerales y aditivos. Las fuentes de energía están compuestas por granos, subproductos, grasas y aceites. La principal fuente de energía es el maíz, este elemento se combina con una fuente de proteína como la harina de soya y además es complementada con grasa o aceite para cumplir con las demandas energéticas de la cerda.

El agua también juega un papel preponderante en el periodo de lactancia y está ligada de manera estrecha a la alimentación, por ello debe ser de calidad (limpia) y estar a disposición de la cerda en cantidades proporcionales. La ausencia de este elemento reducirá el apetito de las cerdas. En ese sentido, las necesidades de agua (litros) deben calcularse multiplicando la cantidad de kilogramos ingeridos por 3.7 aproximadamente.

En la jaula de maternidad tiene que haber una tasa de flujo adecuado por minuto, se debe considerar cuantos litros por minuto salen del chupón de acuerdo también a los requerimientos de la mamá. Las cerdas mientras más consumen agua, ingieren menos alimento y viceversa.
Además agregó que hoy en día algunas empresas practican la alimentación húmeda, mezclando el agua con alimento seco en comederos especiales.
 


Compartir mail Enviar imprimir Imprimir  
 
 
 
 
 
 
 
leer más
 
 
 
 
leer más
 
leer más
 
 
 
     
TodoAgro
Periódico quincenal de 24 páginas, a todo color, que actualmente distribuye 12.500 ejemplares en las provincias de Córdoba y Santa Fe, así como también, mediante convenios con cooperativas y veterinarias, en localidades de Bs. As, La Pampa y Entre Ríos.
Más de 550 ediciones ininterrumpidas en 12 años de labor.
 
     
TodoAgroTV
Inauguración del Centro Genético de Mejoramiento Porcino "El Nogal"
Agricultores Federados Argentinos (AFA) inauguró un centro de extracción y procesamiento de semen porcino. Los asociados podrán así mejorar la genética de sus animales de manera más accesible. El video muestra la evolución de la obra ya inaugurada.
 
 
   
Inicio   Generales   Nutrición   Reproducción   Sanidad   Internacionales   Empresas   Eventos
Facebook Twitter Más mail
TodoCerdos  
Belgrano 427, Villa María, Córdoba, República Argentina, +54 (353) 4536239, info@todocerdos.com.ar  
Copyright © 2014 • T odoCerdos.com.ar • Todos los derechos reservados. Política de Privacidad
TodoAgro TodoAgro.com.ar TodoAgroTV TodoMani
Draco Estudio Desarrollo Web - WfxGroup.com.ar - Programacion